Caminando hacia la Soberanía Alimentaria

soberania alimentaria

La Soberanía Alimentaria es una propuesta transformadora y de resistencia, en la cual se prioriza a la población campesina y su derecho a la tierra, a producir localmente para abastecer sus necesidades alimentarias. Su defensa nace de organizaciones sociales, campesinas y campesinos especialmente de países del Sur. Se presenta como una alternativa sólida que pretende revertir las consecuencias de la agricultura industrial, y volver a un modelo más sustentable de agricultura.
En España hay cada vez más muestras de un cambio de conciencia social, ecológica y política. De hecho, se han creado asociaciones y plataformas tan importantes como la Alianza por la soberanía alimentaria de los pueblos (ASAP), las Zonas Libres de Transgénicos, La Agricultura de Responsabilidad Compartida (ARCo) y el Tribunal Popular de la Soja . Son ejemplos de iniciativas que difunden el concepto de soberanía alimentaria, y que ayudan a una materialización del concepto.
A pesar de estos avances, también hay sombras en relación a la defensa de la soberanía alimentaria y de la seguridad alimentaria, ya que es también en España donde se concentra el 90% de la producción de transgénicos en toda Europa, mientras otros muchos países de la eurozona han prohibido estos cultivos. A este dato se suma la cada vez mayor dependencia externa de productos alimentarios, ya que del año 2003 al 2010 se han perdido el 20 % de las explotaciones agrarias, haciendo caer la renta de los agricultores hasta un 24%.24 La concentración de la producción, distribución y comercialización cada vez se concentra más teniendo graves perjuicios para agricultores y para consumidores.
Por el contrario, hay un aumento relevante de las hectáreas dedicadas a agricultura ecológica, (aunque especialmente para su exportación) y una multiplicación de los grupos de consumo responsable o asociaciones de productores y consumidores ecológicos por todo el territorio español.

En Madrid, se creó la primera cooperativa agroecológica llamada Bajo el Asfalto esta la Huerta (BAH), y a partir de este iniciativa han ido surgiendo otras cooperativas en el territorio español siguiendo este modelo de autoproducción. Detrás de estas experiencias hay un activismo social y político crítico al sistema agroindustrial que se refleja en la forma de entender las relaciones sociales y económicas, partiendo de la horizontalidad y la desmercantilización.

En la Comunidad Valenciana han brotado estas alternativas de producción – consumo, algunas de las cuales cuentan con cierta trayectoria:
En Alicante, se encuentra Bioalacant, un grupo de consumidores ecológicos constituidos desde el año 2001 y que tienen como fin consumir ecológico pero además fomentar la pequeña agricultura. En esta misma provincia, está Mercatrèmol, un espacio donde promover el consumo consciente y responsable y Naturaka, en Altea , asociación a la cual pertenezco y que se acerca a las 180 familias asociadas.
Por parte de los productores, hay iniciativas tan valiosas como Ecollaures, una asociación de productoras y productores ecológicos, que se sitúa en la Huerta de Valencia. Sus objetivos son defender la agricultura ecológica como opción sostenible, fortalecer la economía rural, acercarse a la agroecología, concienciar, recuperar variedades locales, eliminar los intermediarios, y para ello se centran en la proliferación de mercados locales donde las personas puedan abastecerse de productos sanos y de calidad.  Trabajan con una certificación participativa, como sistema de confianza entre productor y consumidor, alejándose así de la vía oficial, pero además añadiendo otros factores sociales del proyecto, como las condiciones laborales, de integración, etc.
Hay iniciativas que tienen como eje la soberanía alimentaria de los pueblos y la defensa del territorio como el “Moviment per l’Horta”, que intenta recuperar la huerta valenciana y revalorizar el patrimonio agrícola, hídrico, cultural e histórico.  Otro ejemplo es la labor que desempeña la asociación “Llavors d’açi”, que trabaja por la recuperación de semillas autóctonas y la conservación de la biodiversidad agraria. Y van sumando!
Productores, consumidores, organizaciones, distintas iniciativas se aglutinan en la Plataforma por la Soberanía Alimentaria del País Valenciano, que además de ser un centro para globalizar las acciones que se desarrollan en la región, es un centro de debate y reflexión. En la Plataforma se puede encontrar un mapeo de organizaciones, productores, grupos de consumo, muestras de su expansión.

Bibliografía:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s