De vuelta por el supermercado

Comer sano, comer bien es algo que cada vez interesa a más personas, nos gusta hablar de nutrición, de las propiedades de los alimentos, de la importancia de la alimentación en la salud y en la enfermedad etc, etc….Y luego pasamos a la segunda parte de la conversación en la cual empezamos a cuestionar la comida que compramos, de su posible toxicidad, de sus múltiples aditivos, en definitiva de no saber realmente lo que saber lo que comemos y cual es su relación con las enfermedades de hoy en día….No se vosotrxs pero yo he compartido muchas conversaciones de este tipo .. Y sobre la primera cuestión poca gente lo pone en duda, lo lleve a cabo o no, pero sobre si confiar o no en lo que comemos hay algo de abstracción, de enajenación mental, es decir, un déjame tranquila que prefiero no saber….
Hoy en día se calcula que más del 80 % de nuestra compra se realiza a través del supermercado,i por lo que podemos decir que nuestra alimentación está básicamente en manos de cadenas alimentarias como lo son Mercadona, Carrefour, lidl, Alcampo, etc. Conocer la procedencia y el proceso de estos alimentos no es tarea fácil, la cadena productiva es larga y poco transparente, y se controla de principio a fin por estas grandes empresas.
Este modo de consumo y de alimentarnos es muy reciente, no hace mucho lo común era ir al mercado municipal o a pequeñas tiendas de abastecimiento, íbamos a la frutería, a la pescadería, a la panadería . Con la llegada de los supermercados el pequeño negocio de alimentación fue desapareciendo y abriendo supermercados e hipermercados, no sin importantes consecuencias:
Pérdida de Soberanía Alimentaria, es decir no está en nuestras manos lo que llevamos a nuestro plato, corporaciones controlan toda la cadena de nuestra alimentación de principio a fin. No sabemos de dónde y de qué manera se producen los alimentos y si se producen en unas condiciones justas para el productor/agricultor. Este modelo de producción ha expulsado a los agricultores del campo dejando en manos de la industria agroalimentaria la producción. Para maximizar su beneficio abaratan los costes de producción no pagando al proveedor/ agricultor un precio justo y aumentando el precio final. Es llamativo ya que el beneficio es tal, que entre las grandes fortunas de nuestro país y de otros países están las cabezas de las grandes cadenas alimentarias.
Perdida de la economía local. Se dice que con la apertura de los Super se genera más trabajo, pero no se habla tanto de la cantidad de trabajo de pequeñas empresas que se destruye ya que la competencia hace muy difícil su subsistencia. Además los puestos creados suelen ser muy precarios, sujetos a temporalidad, bajos salarios y con poca o ficticia organización sindical.
Perdida de variedad y calidad de productos frescos. En los últimos años la
diversidad de fruta y verdura han ido a menos y a la par con la calidad, cuántas veces
hemos oído eso de que el tomate no sabe a nada… Y es que como confiar en
manzanas enceradas y perfectas en las estanterías de fruta? significa esta presentación
impoluta una mejor calidad? Porque parece que los productos frescos hayan pasado
un casting de belleza antes de entrar en el supermercado? Se calcula que la mitad de la
comida que se produce se desecha, bien porque tienen taras o el tamaño no es el
adecuado, o se estropean de los largos viajes que realizan o simplemente los
supermercados los tira porque no se adapta a sus condiciones de venta…ii
Los estantes de los supermercados estos llenos de comida que no es comida: bollería
industrial, patatas fritas y snacks de todo tipo, pizzas congeladas, comida precocinada,
sopas de sobre, se desnaturaliza totalmente la alimentación.
Manipulación en la compra. Existe toda una estrategia de marketing para que
nuestra capacidad de elección sea menor, nada es por casualidad, los pasillos de los
supermercados están pensados para que acabes paseando por todo el supermercado y
que acabes con el carro lleno de productos que no necesitabas. ¿Cuántas veces has ido
al super a por 2 cosas y has acabado con la cesta a tope? Se fomenta la compra
compulsiva, un consumo totalmente irracional. La colocación en la estantería tampoco
es casual, lo que tienes a vista de tu ojo es lo que más interesa que adquieras, los
olores, el hilo musical, la presentación, los “caprichos” al lado de la caja, nada se les
escapa!
Insostenibilidad, no es necesaria mucha conciencia ambiental para darnos cuenta
tras una compra en el supermercado de la cantidad de desecho que genera todo lo
que hemos llevado al carro. Si reciclamos plástico, los envases y plásticos que
desechamos tras una compra han ido en aumento, siendo mucho mayor que la basura
orgánica. Esto sin tener en cuenta lo que conlleva para el medio ambiente el
transporte debido a una producción deslocalizada, las emisiones de CO2, y una
agricultura industrial dependiente del petróleo(maquinaria pesada, fertilizantes y
agrotóxicos con un base petroquímica).
La llegada de los super ha sido vista como una llegada de modernidad, de capacidad de
elección, de diversidad y seguridad alimentaria, pero por lo contrario se trata de un
modelo alimentario que secuestra y manipula nuestra capacidad de elegir, pone en
riesgo el derecho a una alimentación saludable y diversa, y oculta el gran impacto
social y ambiental que tiene a nivel global. Si quieres saber más sobre el tema hay una
bibliografía interesante en español sobre el tema: Supermercados no Gracias de Xavier
Montagut, Del campo al Plato de Esther Vivas y Xavier Montagut, El negocio de la
comida de Esther Vivas, Alimentos bajo sospecha de Gustavo Duch.
No quiero transmitir una idea romántica de la vuelta al campo y de los alimentos naturales y ecológicos, pero si una crítica y revisión constante de los que nos venden como saludable y natural lejos de serlo, de una economía que se disfraza de verde , justa y local según va en aumento la conciencia en el consumo y en la alimentación. Que no nos engañen, cuestionemos, desarrollemos la crítica.
Si somos lo que comemos, revisemos nuestra cesta de la compra:
– Compremos más alimentos frescos y evitar lo procesado, generamos menos residuos y es más saludable.
– Reduzcamos el consumo de carne y consumamos más cereales, legumbres, verduras, la producción cárnica industrial conlleva deforestación, un consumo elevado de energía y de agua.http://www.fao.org/Newsroom/es/news/2006/1000448/index.html
– Optar por la producción local y ecológica a través de mercados locales, cooperativas o grupos de consumo, venta directa en finca, pequeña tiendas , buscar opciones en donde la distancia entre el productor y el consumidor sea menor.
– Elegir productos de temporada, aunque hoy en día podamos encontrar todos los productos en cualquier momento del año, cada planta tiene su ciclo natural, lo respetas y evitas que tengan que traer alimentos de lejos, de invernadero y de modo intensivo.
– Y por qué no… anímate a producir alguna verdura en tu terraza o jardín ,es muy satisfactorio!
Nuestra capacidad de cambio como consumidores es muy alta y buscar alternativas a la gran distribución a día de hoy es factible. Demos a nuestra alimentación el valor ecológico, el valor social y el valor político que tiene.
i Grandes cadenas de distribución No gracias.2007. Ecologistas en acción.
i Asfixia en el Supermercado. Duch, Gustavo. GRAIN. Ed. Mundubat
Bibliografía:
El negocio de la comida Vivas Esteve, Esther.2014.. Ed. Icaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s