Mercat de la Terra

954654_362661923834879_1338394508_n

El Mercat de la Terra.

El pasado fin de semana estuve en el Mercat de la Terra, ya había ido anteriormente a comprar y pasear, pero esta vez lo disfrute especialmente, estaba más conectada, me apetecía intercambiar ideas.  Aprovechando esta predisposición hable con muchas de las personas que estaban detrás de esos puestos,  (mayoritariamente mujeres, hay un empoderamiento femenino importante en la Marina Alta!) que te contaban con pasión sus proyectos personales: Una pareja que realizaba Cosmética Natural (www.Ilenaturelle.com), con una presentación de los productos muy buena, hacían ellos mismos hasta las cajas de envase! , luego estaba Eli, una elaboradora de hamburguesas y salchichas vegetales, realmente buenas y con distintas variedades,  Cel i Terra, una elaboradora de queso vegano de almendra y otras delicias, también Fina, con su abanico de pates vegetales, hechos de la manera más artesanal,  Ana, una mujer que está detrás un preparado ginecológico holístico con muchos usos y más efectividad, o Leo, productor de aceite ecológico y promotor de la agricultura ecológica con gran sabiduría a sus espaldas…

Todas estas personas simbolizan ese  reverdecer de la sociedad, una toma de conciencia en la  necesidad de cambio en el modelo agroalimentario y  productivo actual.

Los mercados locales ecológicos representan una apuesta por canales  cortos de comercialización, son un canal directo entre productor y consumidor, un modelo antagónico a la habitual gran distribución. Los canales cortos tienen una gran ventaja y es que el consumidor recibe la información necesaria sobre lo que compra, y valora así el alimento que está comprando, productor y consumidor comparten unos objetivos similares, se crea una simetría en el intercambio, el productor recibe un precio justo y una valoración del trabajo, y el consumidor se lleva un producto de calidad, a un precio adecuado. Así, se crea un vínculo entre productor-consumidor, donde se adquiere confianza sobre lo que se compra,  tiene un menor coste comercial (no hay intermediarios)  y un  menor impacto ambiental.

Este modo de comercialización, en sus distintas formas, es la mejor vía para fomentar los productos ecológicos, favorece el desarrollo de zonas rurales y mejora la economía local. Establecer estas vías de distribución no debe ser tarea fácil, ya que normalmente supondrá tener cierto volumen y diversificación de productos, que los productores se asocien y busquen fórmulas para facilitar la salida al mercado de su producción. Se trata de buscar relaciones estables con el consumidor, donde se adquiera un compromiso por ambas partes, que aporte seguridad económica al agricultor-productor o elaborador. Que sea así un ganar – ganar entre los dos puntos de la comercialización.

En los últimos años , se van sumando proyectos con este enfoque agroecológico como pueden ser las asociaciones de productores y consumidores ecológicos, los llamados grupos de consumo, la venta directa en finca, en mercadillos y ferias, la venta directa por internet, telehuerta, puntos de venta en zonas urbanas o periurbanas, huertos urbanos,etc.

Consumir de otra manera puede ser un acto revolucionario, demos a nuestra alimentación el valor ecológico, el  valor social y el valor político que tiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s